Cenas Adivina

Esta noche tengo una cita, con Cenas Adivina.

Compartiré mesa y mantel con Silvia, como anfitriona de “Cenas adivina” y unas amigas que se han apuntado a la cena. Y de verdad, no sé qué me depara la experiencia

No creáis que me ha ayudado, por lo menos al principio, el vídeo de presentación de “Cenas Adivina” en su página Web… En él escuchamos que me puede entrar hasta “cierto pánico” al entrar en una casa desconocida, con gente desconocida en una “cita a ciegas”. Aunque después de los primeros 30 segundos de vídeo he comprendido que se trata de una experiencia diferente. Risas, ilusiones y buena cena rodeada de buenas personas con ánimo de aprender y, aunque no lo sepan, de enseñar.

“Aprender” porque se rodean de profesionales entrañables en un ambiente diferente. “Enseñar” porque cada una habrá tenido su inquietud personal para acudir a la cita conmigo. Cada una tendrá sus propias experiencias vitales y sus preguntas arrojarán respuestas que nos puedan ayudar a todas como profesionales. Y sobre todo como personas.

Todo apunta a que va a ser algo muy distinto a lo que he vivido con anterioridad. El vídeo empieza, como os decía, imponiendo, pero termina dibujándote una sonrisa. Terminas entendiendo que, por muy “invitada profesional” que seas, se trata de sacarte de contexto. Rodearte de gente alegre que usa eso, “la cena”, como mera excusa para sacarle jugo a la vida.

No os negaré que sigo sintiendo cierto cosquilleo. Y que no me relajaré del todo hasta verme inmersa en la “atmósfera divina” que comunica tanto en su Web como en su vídeo. Estoy deseando subirme a ese ascensor y llegar al séptimo para llamar al timbre de su casa y sentirme en la mía.

¿Hablaremos de la Escuela de cocina TELVA?

Ese es el propósito de Cenas Adivina. Invitan a un profesional y las asistentes le sacan todo el jugo posible en el rato que dura la cena

Por eso anticipo: sí, hablaremos de la Escuela. Ya lo hicimos Silvia y yo, en “petit comite” cuando nos conocimos estas navidades. Recuerdo su sonrisa, su placer aprendiendo y lo bien que se desenvolvía en la cocina de la escuela aprendiendo a hacer nada menos que un roscón de reyes.

Silvia de Cenas Adivina aprendiendo a hacer Roscón de Reyes en la Escuela de cocina TELVA con Sesé San Martín y Beatriz de Cominges - Foto sacada de la Web cenasadivina

Hablaremos del pasado

De cómo surgió la idea de la escuela. De cómo ha ido creciendo y cómo sus alumnas llegaron para aprender y salieron siendo expertas cocineras. Hablaremos de profesoras que volaron del nido y hoy en día han imprimido su propio carácter a su trayectoria profesional. Siempre con el buen regustillo de haber contribuido a su formación como cocineras y como profesionales.

Hablaremos del presente

En donde yo también mostraré mi curiosidad por su proyecto de “Cenas adivina”. Aunque hoy me tocará hablar a mí y sobre mí. O mejor dicho, sobre la Escuela de cocina TELVA. Porque yo también tendré preguntas sobre ella y sobre su apuesta emprendedora, ojalá dé tiempo para ello también…

Y, por supuesto, hablaremos del futuro

De su futuro, del mío, del futuro de todos los comensales. Cenas adivina se plantea como una experiencia de las que sales con buen sabor de boca y como uno de esos platos que antes de probarlos, sabes que querrás repetir. Por su estética, su buen gusto, el mimo con que lo organiza.

Sí…

Sigo con el cosquilleo.

Pero esta cita es imparable. Solo me queda entregarme a fondo en la Escuela por lo que queda del día, dedicada a mis alumnas para colgar el delantal al término de la jornada y poner rumbo a Cenas adivina, para dejarme sorprender por Silvia.

¡Nos vemos en “el séptimo”!