¡Hola a todos! Muchos alumnos preguntáis mucho sobre la organización de despensas, congelador y nevera. Hoy le toca al turno a la nevera.

UN BÁSICO EN REVISIÓN: LA NEVERA

Es curioso, pero utilizo normas diferentes para la nevera de mi casa y la de la Escuela. Como sabéis, las normas sanitarias que exige Sanidad son ¡de obligado cumplimiento! Además, las cumplimos encantadas de la vida, porque ¡son de sentido común!

nevera gaggenau 1
El sistema que uso en mi casa es:
– Balda superior: lácteos
– Balda de en medio: sobras
– Balda de abajo: crudos
– Cajón: verduras y frutas
– Puerta: Condimentos, embutidos y botellas

nevera gaggenau 2

nevera gaggenau 3

Siempre pongo la comida más antigua delante, para ser la primera que utilice.
Todo lo que lleve más de 4 meses y no se haya usado (me refiero a salsas fundamentalmente), a la basura. (Eso digo, pero siempre a última hora me invento un plato con tal de aprovecharlas, ¡soy incapaz de tirar nada!)

Un detalle que igual os parece absurdo… Si queréis empezar a organizar vuestra nevera, lo primero es quitar todos los papeles o imanes innecesarios de la puerta de la nevera. ¡Sólo eso despeja bastante la nevera también!

Y una curiosidad: para evitar el mal olor cuando guardamos algún queso fuerte o alimento especialmente oloroso, nada como el remedio de las abuelas de partir medio limón y clavarle dos o tres clavos de olor. ¡Infalible!
Si lo necesitáis, se puede poner una cesta bonita encima de la nevera para guardar cosas ahí también, ¡pero que no necesiten frío por supuesto!

En la Escuela en cambio, tenemos dos objetivos claros debido al volumen diario que movemos:

1- lograr un almacenamiento ordenado (somos muchas utiliando la Esucela a diario y hay cientos de ingredientes para muchas clases distintas, con distintas profesoras que muchas veces no se ven entre sí)

2- y evitar la contaminación cruzada de microorganismos y aromas entre diferentes productos.

Para ellos cumplimos una serie de normas básicas:
– Tener todos los alimentos y preparaciones bien tapadas;
– Nunca guardar un alimento crudo por encima de uno precocido o cocido. Nos esforzamos por mantenerlos en estanterías separadas.

  • Los pescados deben guardarse por debajo de las carnes.
  • Nunca guardar nada crudo o precocido por encima de productos de panadería o pastelería.
  • Nunca almacenar huevos por encima de vegetales, frutas y preparaciones crudas o cocidas, a menos que estén aislados, claro
  • Ojo con los lácteos, ya que tienen la propiedad de absorber los aromas (aíslalos o aléjalos lo suficiente).

¡Espero que os haya ayudado! Sin una materia prima en óptimas condiciones, cualquier buena receta es inútil. ¡Conservemos bien nuestros alimentos! Es útil, económico, más saludable y más ecológico. ¿Lo vais a poner en práctica?

Y recordad, siempre, que la familia que come junta, ¡permanece unida!

Alta Newsletter
¿Quieres ser un crack en la cocina?
close-link