¡Hola a todos! Os quería contar un producto que me llamaba la atención desde hace mucho tiempo. El kéfir. ¿Sabéis lo que es? Yo pensé que era un tipo de yogur, y cuando me contaron cómo se hace y la cadena que hay que mantener para obtenerlo, me quedé fascinada. ¡Os lo cuento!

¿Qué es el kéfir?

Con la palabra kéfir nos referimos tanto al conjunto de microorganismos que se utiliza para elaborar el kéfir, como a la propia bebida de kéfir. Los granos de kéfir, formados por levadura y bacterias lácticas, son unos granos de color blanco, parecido a la coliflor.

como hacer kefir

Al añadir los granos de kéfir a la leche de vaca o de cabra, los microorganismos fermentan los azúcares de la leche dando lugar a la bebida de kéfir. Yo bebo un vaso al día. Lo bonito del tema, es que los granos de kéfir no son nada fáciles de conseguir. A diferencia con la masa madre, no los puedes crear tú en casa. Tienes que encontrar a alguien que te los regale.

¿Cómo se hace el kéfir?

Los granos de kéfir hay que alimentarlos. Hay que sumergirlos en leche y dejarlos reposar para que cuajen la leche y las bacterias y levaduras actúen sobre ella.

como hacer kefir    como hacer kefir

Una vez fermentado (entre 12 y 24 horas), se cuela en colador de plástico ya que el metal interfiere en el ph:

como hacer kefir

Con las bolitas, vuelves a empezar el proceso, y el líquido espeso que veis ahí, es lo que se bebe. Aún así, si se deja fermentar aún más, se consiguen más propiedades. Puedes dejarlo incluso hasta 48 horas (y en nevera para bebértelo fresquito):

como hacer kefir

A medida que vas haciendo más kéfir, más bolitas habrá (y se generará más kéfir líquido). Así que llega un momento en el que tienes un excedente que normalmente es lo que regalas.

Entonces os preguntaréis, ¿para qué me lío tanto a hacer mi propio kéfir? Pues muy fácil, porque las propiedades que tiene son innumerables. Anticancerígeno, te protege contra infecciones bacterianas, contra la osteoporosis, ayuda al sistema digestivo, es un antibiótico natura, repobla la flora intestinal… y, personalmente, me sienta genial.

Cada mañana lo tomo con una cucharada de semillas de lino y fruta fresca. Lo estoy intentando extender a los demás miembros de la familia, pero por ahora ¡no me hacen ni caso! Solo mi hija Celia se atreve, el resto me miran desconfiadamente café en mano… ¡Ya caerán! ¡Os lo aseguro! ¿Y vosotros? ¿Tenéis ganas de probarlo? Y si ya lo tomáis, ¿me contáis cómo? Seguro que tenéis ideas buenísimas de cómo combinarlo con otros alimentos… podéis contármelo en mi Facebook o Instagram  o en los de la Escuela, ¡estaré encantada de leeros!

Y recordad, la familia que come (¡desayuna en este caso!) junta, ¡permanece unida!

Consejos de Cocina

Respetamos tu privacidad
Te puedes dar de baja cuando quieras